Saltar al contenido

Razones por las que puede ocurrir una recesión

Razones por las que puede ocurrir una recesión

Una recesión es un período de contracción económica que se caracteriza por una disminución en la actividad comercial, el empleo y los ingresos. Se considera que una economía está en recesión cuando hay una disminución en el Producto Interno Bruto (PIB) durante al menos dos trimestres consecutivos. 

Las recesiones suelen provocar un aumento en el desempleo y una disminución en los precios de las acciones y los bienes raíces, por lo general para que un país se recupere de una recesión debe hacer un cambio en sus políticas económicas, o bien, acabar con la causa directa de los problemas económicos en caso de haberlos.

Razones por las que puede ocurrir una recesión

Son varias las razones por las que puede ocurrir una recesión económica, algunas de ellas pueden ser las siguientes. 

Un aumento en los costos laborales

Este factor puede provocar una recesión. Si los empleadores tienen que pagar más a sus empleados, pueden verse obligados a aumentar los precios de sus productos o servicios para compensar los costos adicionales. Esto puede provocar un aumento en la inflación y una disminución en el poder adquisitivo de la moneda, lo que puede desencadenar una recesión.

La desaceleración del crecimiento económico

Si la economía deja de crecer a un ritmo sostenido, puede provocar una disminución en la producción, el empleo y los ingresos. Esto puede provocar una disminución en la demanda y un aumento en el desempleo, lo que puede desencadenar una recesión.

Una disminución en el consumo

Si las personas gastan menos dinero en bienes y servicios, puede provocar una disminución en la producción y el empleo. Esto puede provocar una disminución en los ingresos y un aumento en el desempleo, lo que puede desencadenar una recesión.

Una disminución en la inversión

Si las empresas invierten menos en equipos, maquinaria y tecnología, puede provocar una disminución en la producción y el empleo. Esto puede provocar una disminución en los ingresos y un aumento en el desempleo, lo que puede desencadenar una recesión.

Incertidumbre política y económica

Si las personas y las empresas no están seguras de cómo se desarrollará el futuro, pueden retener sus gastos y su inversión. Esto puede provocar una disminución en la demanda y una disminución en la producción, lo que puede desencadenar una recesión.

Los conflictos comerciales

Si las empresas tienen que enfrentarse a aranceles y barreras comerciales, puede aumentar el costo de sus productos y disminuir su competitividad en el mercado internacional. Esto puede provocar una disminución en la producción y el empleo, lo que puede desencadenar una recesión.

La inflación descontrolada

La inflación descontrolada puede provocar una disminución en el poder adquisitivo de la moneda. Cuando los precios aumentan rápidamente, el dinero pierde valor y las personas pueden tener dificultades para comprar bienes y servicios. Esto puede provocar una disminución en el consumo y una disminución en la producción, lo que puede desencadenar una recesión.